fbpx
El balance de blancos no es una gran preocupación para mí, el trabajar siempre en formato RAW me permite que esa sea una de las pocas cosas que dejo realmente para después al momento de disparar. Si al momento de la edición tengo la suerte de que me guste el color que me da el balance automático que tengo siempre ajustado en mi cámara, simplemente lo dejo así, y si no, utilizo el cuentagotas de balance de blancos del Camera Raw (o el Lightroom) buscando algún píxel que considere que tiene un color neutro (el mismo porcentaje de rojo, verde y azul); aunque eso siempre será muy subjetivo, ya que no sabremos a ciencia cierta si es realmente neutro a no ser que usemos una carta de grises, la cual suelo usar cuando hago trabajos que requieren mostrar un color real.

En resumen, como sugerencia, si buscamos colores creativos en nuestras imágenes, como por ejemplo una boda o fotografía infantil, podemos estar tranquilos ya que el color se lo daremos después a la imagen, aunque es muy importante que tengamos nuestra pantalla calibrada para ver los tonos reales. Y si lo que buscamos es mostrar el color de un objeto o escena como es en la realidad, debemos de disparar previamente con nuestra carta de gris (mucho cuidado al comprar alguna en Amazon, porque no todas son buenas y nos dan los tonos neutros verdaderos) y utilizar en la edición el cuentagotas.